Presentación

LA PIEL DE LA ARQUITECTURA

La piel es nuestro órgano más extenso, espacio frontera con el mundo e intercambiador de sensaciones. La piel es un organismo vivo que nos explica cómo somos, desde sus arrugas, tatuajes y manchas. La arquitectura es una especie de extensión de la piel, e, igual que el vestido, es el territorio expandido del ser, para protegerse, expresarse y relacionarse con el exterior. Piel y arquitectura son reguladores de temperaturas y humedad, y defiende de elementos agresores.

La arquitectura es, al mismo tiempo, la continuación de la piel del lugar, del territorio, de la ciudad. En la piel de la ciudad podemos leer pasado y presente, en esta octava edición del festival lo haremos en una ciudad de El Maresme, Vilassar de Dalt, y en cinco ciudades metropolitanas: Barcelona, Santa Coloma de Gramenet, Sant Joan Despí, Badalona y, como novedad, L’Hospitalet de Llobregat, la Ciudad Invitada 2017.

La piel, como la obra arquitectónica, es un medio de expresión individual. La arquitectura define su arquitecto y el espacio - tiempo de una época. Podemos verlo, por ejemplo, en arquitectos como Ramon Puig Gairalt, autor del Rascacielos de Collblanc, en L’Hospitalet; Josep M. Jujol, pionero en el uso de materiales reaprovechados, reciclados y de rechazo, en Sant Joan Despí; Rafael Guastavino y la cúpula de diecisiete metros de bóveda tabicada del teatro la Massa de Vilassar de Dalt, y Xavier Valls, arquitecto activista, autor del Pla Popular de Santa Coloma de Gramenet.

La piel de la ciudad hace la piel del habitante, un habitante metropolitano y cosmopolita, gracias al urbanismo sin fronteras y generador de espacio público de Oriol Bohigas (arquitecto del año y miembro de MBM arquitectos). La programación de este año ofrece una retrospectiva de su obra arquitectónica, con interesantes tipologías de edificios y espacios públicos que favorecen la libertad individual y colectiva. En Barcelona, por ejemplo, se hace patente en la libertad pedagógica, con las escuelas Thau y Costa i Llovera; de reunión, en la parroquia del Cristo Redentor; de deporte y ocio, en el Centro Municipal de Vela y el Parque de la Creueta del Coll. Y en Badalona, y para vivir, el edificio de viviendas Gama, entre otros.

Explicaremos la ciudad 25 años después de las Olimpiadas y cómo Oriol Bohigas contribuyó a crear nuevas áreas de centralidad en la ciudad de Barcelona (la apertura de Barcelona al mar, por los Juegos Olímpicos, con la Villa Olímpica, el Parque del Litoral y el Puerto Olímpico), tal como lo había hecho anteriormente Puig i Cadafalch en Montjuïc, por la Exposición de 1929. Por otro lado, celebramos los 150 años del nacimiento de Puig i Cadafalch, con novedades como Can Serra y un itinerario por L’Eixample. También los 25 años de las subsedes olímpicas de Badalona y L’Hospitalet: en ambos casos, explicaremos los espacios deportivos (que acogieron las pruebas de baloncesto y de boxeo, la primera, y de béisbol, la segunda, que actualmente es el campo de fútbol de L’H), y las áreas de nueva centralidad de la ciudad posolímpica.

El Open Social tiene dos novedades importantes: una actividad inclusiva de usuarios y una cartografía inclusiva de público. La de los usuarios es Arquitectos en las Aulas: como el Gran Open Extra con las personas mayores, son los alumnos de tres escuelas de primaria de Santa Coloma de Gramenet, del arquitecto Xavier Valls, quienes nos explican la arquitectura escolar. Para la actividad inclusiva para el público se ha estudiado la accesibilidad de más de 220 edificios de la programación, con el objetivo de informar del grado de accesibilidad a las personas con alguna limitación funcional, y de fomentar la reflexión.

El Open Kitchen es una nueva sección del festival que une por primera vez dos artes funcionales, la arquitectura y la gastronomía, con diferentes actividades: restaurantes como el Lluerna, espacios educativos como el Pabellón Canigó y la biblioteca Fondo, de Santa Coloma de Gramenet, interiorismo y experiencia constructiva en el Showroom de OAK, en Les Corts (premio FAD 2014 de Opinión), entre otros.

El 48h Open House BCN es un festival realizado entre todos, gracias a más de 900 voluntarios, y para todos. Pero tiene también cabida el público más experto, con secciones como el Open Green y el Open Infraestructuras. Participemos todos en la mayor fiesta de la arquitectura, hagámosla más grande que nunca y ¡superemos los 61.000 participantes de la última edición! Traspasemos, pues, el 21 y el 22 de octubre, la piel de la arquitectura para disfrutar de más de 220 edificios, espacios de expresión cultural de nuestros conciudadanos.