Josep Puig i Cadafalch

Josep Puig i Cadafalch

 

Este año 2017, es el Año Puig i Cadafalch, año que conmemora el 150 aniversario de su nacimiento y los 100 años como presidente de la Mancomunidad de Cataluña. Josep Puig i Cadafalch es una de las figuras destacadas de Cataluña como arquitecto, urbanista, restaurador e historiador del arte de proyección internacional, además de político durante el periodo 1917-1922 como presidente de la Mancomunidad.

 

En esta 8ª edición del 48h Open House Barcelona, ​​queremos rendir homenaje a su obra con una serie de actividades programadas especialmente para la ocasión.

  1. Palau Macaya
  2. Casa Muley – Afid
  3. Palau Baró de Quadres
  4. Antiga Fàbrica Casaramona (CaixaFòrum)
  5. Can Serra (Diputació de Barcelona)
  6. Itinerario guiado con inscripción (Adjudicación de plazas por sorteo) - El itinerario Puig i Cadafalch (incluye visitas a: Palau Macaya (interior), Casa de las Punxes (exterior), Palau Baró de Quadras (exterior), Can Sierra (exterior), Casa Puig i Cadafalch (exterior) y Casa Amatller (interior). Puedes inscribirte en el sorteo del itinerario por parejas. Enlace para apuntarte

 

Descubre más sobre Puig i Cadafalch:

Josep Puig i Cadafalch estudió arquitectura y ciencias exactas. Entre 1892 y 1896 fue arquitecto municipal de Mataró, donde destacan obras como la casa Coll i Regàs o su casa de veraneo en Argentona. Después construyó numerosos casas en Barcelona para la alta burguesía, como la casa Amatller y la casa Terrades o de las Punxes. Participó en proyectos como la apertura de la Via Laietana, la urbanización de Montjuïc y la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. Su obra transita entre los movimientos del Modernismo, el Noucentisme y el nuevo urbanismo.

Entre sus obras más conocidas figuran la Casa Amatller (1898-1900) y la Casa de les Punxes (1903-1905). Fue especialista en arte románico de fama internacional con múltiples obras publicadas sobre esta materia y promotor de las excavaciones de Empúries a partir de 1908.

Una obra de diseño muy conocida y que nos cuenta su amor por el detalle, es la 'flor de Barcelona' o 'rosa de Barcelona', un tipo de loseta que fue ideado originalmente para la casa Amatller, pero que posteriormente fue empleado para pavimentar numerosas calles de Barcelona, ​​especialmente en el Eixample. Un diseño que se ha convertido en un símbolo característico e identificativo de la Ciudad Condal.

Entre los años 1892 y 1896 fue arquitecto municipal de Mataró, donde desarrolló la red de alcantarillado, la restauración de la cruz de término y trabajó en el edificio del Rengle (el mercado cubierto).

 

En Barcelona, ​​como urbanista actuó en varias intervenciones y proyectos:

1.909 a 1.911. Apertura de la Via Laietana: dirigió la segunda fase de las obras, entre la plaza del Ángel y la calle de Sant Pere Més Baix.

1923. Proyecto de reforma de la Plaza de Cataluña, que se llevaría a cabo en la época de Primo de Rivera con alteraciones importantes recogidas en un proyecto de Francisco de Paula Nebot.

1913-1923. Reforma del área de Montjuïc: para alojar la Exposición Internacional de 1929. Puig estableció los criterios definitivos para configurar la plaza de España con un parecido a la plaza de San Pedro del Vaticano. Era un punto de partida monumental hacia un escenario también monumental formado por los diferentes niveles de la montaña, con manantiales, jardines y, al final de las escalinatas, el telón de fondo del Palau Nacional de Montjuïc.

En 1912 fue nombrado presidente de la Asociación de Arquitectos de Cataluña. Discípulo de Montaner, vivió a caballo de dos épocas artísticas: el final del modernismo y el principio del novecentismo.

En reconocimiento a su trayectoria profesional, varias universidades le concedieron el título de Doctor Honoris Causa.

 

Con la colaboración de Cases SingularsAjuntament de Barcelona- Districte de l'Eixample y Generalitat de Catalunya 

 

 

Edificios relacionados